Ir directamente al contenido de esta página

codexexempla.org

Para no sobrecargar la hoja de estilo asociada, en esta página aplico los valores de la propiedad a ejemplificar directamente a los elementos por medio del atributo style; sin embargo, como no me cansaré de repetir, esto debe ser, como en este caso, una práctica excepcional. Una hoja de estilo asociada es un mecanismo más apto para mantener un sitio, además de respetar más estrictamente el principio de separación entre la capa de estructura del documento y su capa de presentación.

Anexo: Ejemplos de los valores de la propiedad text-align

left

Y sin embargo, cuatro años después, Henry tuvo que matar a Bon para evitar que se casaran. Así que debió ser Henry el que sedujo a Judith, no Bon: la sedujo desde esa distancia entre Oxford y el Ciento de Sutpen, entre ella misma y el hombre al que aún no había visto, como si por medio de esa telepatía con la que siendo niños parecía que a veces anticipaban las acciones del otro igual que dos aves abandonan una rama al mismo tiempo; ese nexo que no es como la similitud convencional entre gemelos sino como ese que existe entre dos personas que, sin importar el sexo la edad o la herencia de raza y lengua, han sido abandonados al nacer en una isla desierta: la isla aquí era el Ciento de Sutpen; la soledad, la sombra de ese padre con el que no sólo la ciudad sino también la familia de su madre simplemente habían pactado un armisticio en vez de aceptarlo y asumirlo.

William Faulkner, ¡Absalón, Absalón!

center

Y sin embargo, cuatro años después, Henry tuvo que matar a Bon para evitar que se casaran. Así que debió ser Henry el que sedujo a Judith, no Bon: la sedujo desde esa distancia entre Oxford y el Ciento de Sutpen, entre ella misma y el hombre al que aún no había visto, como si por medio de esa telepatía con la que siendo niños parecía que a veces anticipaban las acciones del otro igual que dos aves abandonan una rama al mismo tiempo; ese nexo que no es como la similitud convencional entre gemelos sino como ese que existe entre dos personas que, sin importar el sexo la edad o la herencia de raza y lengua, han sido abandonados al nacer en una isla desierta: la isla aquí era el Ciento de Sutpen; la soledad, la sombra de ese padre con el que no sólo la ciudad sino también la familia de su madre simplemente habían pactado un armisticio en vez de aceptarlo y asumirlo.

William Faulkner, ¡Absalón, Absalón!

justify

Y sin embargo, cuatro años después, Henry tuvo que matar a Bon para evitar que se casaran. Así que debió ser Henry el que sedujo a Judith, no Bon: la sedujo desde esa distancia entre Oxford y el Ciento de Sutpen, entre ella misma y el hombre al que aún no había visto, como si por medio de esa telepatía con la que siendo niños parecía que a veces anticipaban las acciones del otro igual que dos aves abandonan una rama al mismo tiempo; ese nexo que no es como la similitud convencional entre gemelos sino como ese que existe entre dos personas que, sin importar el sexo la edad o la herencia de raza y lengua, han sido abandonados al nacer en una isla desierta: la isla aquí era el Ciento de Sutpen; la soledad, la sombra de ese padre con el que no sólo la ciudad sino también la familia de su madre simplemente habían pactado un armisticio en vez de aceptarlo y asumirlo.

William Faulkner, ¡Absalón, Absalón!

Volver al curso

(cc) CodexExempla.org, 2007–2021 Mapa del sitio | XHTML | CSS | AA